Resinas y balsámicos

Resinas y bálsamosResinas y bálsamos. Uno de los términos más usados y complejos en las fragancias es: resinabalsámico. Las materias primas que caen bajo el paraguas de resinas y bálsamos son algunos de los componentes más antiguos de los perfumes, a menudo es la base de la familia de las líneas orientales y prestando su opulencia calmante y profundidad a otras familias, como los Chypres. Estos hacen su aparición conocida en cualquier categoría, sin embargo: florales, Fougères, Hesperidas también se benefician de un toque.

Diferencia entre resina y bálsamo

Es fundamental diferencia entre la resina y el bálsamo: En pocas palabras, la generalización y materiales resinosos se presentan en forma de solidificados, como las lágrimas de resina que se filtran desde el elixir vitae que circula en la corteza de los árboles grandes, tales como la Boswellia carteri (que produce el incienso). Los bálsamos por el contrario son materiales que no provienen necesariamente de las secreciones de los árboles, a menudo procedes a partir de vainas de flores o ramas tupidas (por ejemplo las orquídeas de Vainilla o la Jara Mediterráneo). Pero hay excepciones a la regla: El Opopónaco, (de Opopanax.) m. Gomorresina rojiza por fuera y amarilla por dentro, que se extrae de la pánace y otras umbelíferas, y se usa en farmacia y perfumería aunque su olor si es resinoso, en realidad proviene de una hierba, Chironium opopónaco.

Cualidades y clases

Así que el verdadero objetivo al diferenciar términos como balsámico y resinoso es de como las materias realmente huelen y cómo son diferentes o comunes en esencia, más que lo que su origen es. Por lo tanto, para facilitar más esta explicación diremos que los materiales resinosos y balsámicos se clasifican en 3 perfiles olfativos distintos en función de sus propiedades aromáticas primera y más importante.

Ingredientes suaves, olor balsámico:

Ingredientes resinosos con olor balsámico:

  • Incienso/incensum (de la resina del árbol Boswellia carteri, llamado Lubban en árabe)
  • Resina de mirra (una oleorresina de cera con un perfil amargo de la Mirra Commiphora)
  • Opopanax/opopónaco (también llamado “mirra dulce”, aunque sin relación de la hierba chironium opopónaco, entre perfumado de lavanda y ámbar)
  • Alquitrán de abedul (preparado de la madera del abedul, un olor a alquitrán)
  • Elemi (a pimienta, limón, aceite de color amarillo procedente del vapor de agua destilada o tratada con resina de disolventes volátiles de la Lizonicum Canarium)
  • Estoraque (resina del árbol Liquidambar Orientalis, con un evocador olor a pegamento y canela)

Foto: Résine de pin Photo par Meanos (2004)

© Pedro Uribarri – 2012

Principios del Perfume III: Las Familias Olfativas

familias olfativas

Familias olfativas en el perfume. Para clasificar y estudiar un perfume debemos clasificarlo en lo que denominamos “familias olfativas”. Hay seis familias olfativas y cada una con sus subfamilias. Esto nos ayudará a clasificar mucho mejor un perfume según sus notas aromáticas y fragancias.

1- Florales

Esta familia agrupa a todos los perfumes cuyas notas principales tienen notas florales como principal. Esta familia a su vez contiene las siguientes subfamilias:

  • Acuático. Acompañado por notas marinas.
  • Aldéhico. Se acompaña con notas amaderadas o talcosas, compuesta en gran medida por aldehídos asociados con hespérides.
  • Clavel. Aunque es floral se tiene como una subfamilia en si mima, por su armonía.
  • Frutal. Acompañado por notas frutales claramente detestables como manzana, frambuesa, albaricoque, etc.
  • Jazmín. El jazmín es base principal como nota de cabeza, y como tal y en el Clavel, forma en si misma una subfamilia.
  • Musgo (amaderado). Acompañado de notas amaderadas y/o musgo.
  • Muguete. Ramo floral principalmente de flores blancas.
  • Naranjo. Aunque sea frutal, se toma como una subfamilia cítrica que acompaña a las florales.
  • Verde. Acompañado de notas herbales
  • Violeta Rosa. Un acorde floral sobre rosa y violeta, marca en si misma otra subfamilia.

2 – Hespérides

Se denomina “Hespérides” a la familia de los cítricos, entre los cítricos destacan la bergamota, el limón, la naranja, la mandarina, el pomelo, el azahar (neroli), el petit-grain, etc.

  • Aromático. Acompañado por notas aromáticas herbales como el tomillo, romero o estragón.

 

3 – Aromáticos

Son aromáticos aquellos cuyas composiciones se basan en un muguete de hierbas aromáticas como el romero, savia, tomillo, etc.

  • Acuático. Acompañado por notas marinas.
  • Agreste. Acompañado con notas principales de fragancias campestres como la hierba, heno, etc.
  • Fresco. Acompañado con notas hespérides y con una base amaderada.
  • Helecho. Con una nota de helecho como base principal.

4- Amaderados

Esta familia está formada por maderas aromáticas como el sándalo, el vetiver, el cedro, el patchouli, etc. Son bases principales en fragancias masculinas aunque cada día se usan más en líneas femeninas.

  • Acuático. Acompañado por notas marinas.
  • Aromático. Acompañado por notas aromáticas herbales como el tomillo, romero o estragón.
  • Chipre. Acompañado con notas Chipre como el musgo de roble o el ciste labdanum.
  • Especiado. Acompañado con notas espaciadas: pimienta, nuez moscada, clavo de olor, canela, mostaza.
  • Floral almizcle. Acompañado con notas de almizcle.

5 – Chipre

La familia Chipre está basada en notas amaderadas, musgo y acompañadas a veces con notas de cuero. Son fragancias persistentes, donde las notas predominantes son musgo de roble, cistelabdanum, patchouli y bergamota. Esta familia está bien acompañada con notas frutales y florales y contienen un fuerte carácter que las hacen reconocer muy bien. Esta familia tiene dos subfamilias.

  • Floral. Acompañado de notas florales como el muguete, jazmín, rosa, etc.
  • Frutal. Frutal. Acompañado por notas frutales claramente detestables como manzana, frambuesa, albaricoque, etc.

6 – Oriental

Como su propio nombre indica es una familia con especias, maderas sensuales, en general composiciones orientales en general exóticas con uso de materias preciosas como el ámbar, la resina, tabaco, mirra, incienso, benjuí, etc.

  • Especiado. Acompañado con notas espaciadas: pimienta, nuez moscada, clavo de olor, canela, mostaza.
  • Floral. Acompañado de notas florales como el muguete, jazmín, rosa, etc.
  • Amaderado. Acentuado con notas cálidas como la vainilla, la colmaren y el ciste-labdanum, sándalo, ámbar o cedro.
  • Helecho. Con una nota de helecho como base principal.
  • Vainilla. Como nota principal la vainilla.

© Pedro Uribarri – Perfumer Technician